Discos Independientes: Sinclair y el plato lleno de Espantapajaros Alados